Captados in fraganti voraces “mordelones”

0
105

Columna / El Diario de Chihuahua / Lunes, 20 julio 2020

-Ahora sí les dan con todo a los agricultores

-Todo el sistema Covid paralizado… y casi en rojo

-Malbaratar camiones huele a corrupción

Las quejas de los automovilistas son recurrentes contra los agentes de la Policía Vial que como voraces cazadores se instalan en varios puntos de la carretera Aldama-Chihuahua.

La foto que presentamos en la versión digital de GPS es muy ilustrativa. Muestra sobre esa vía dos unidades de la corporación con conductores detenidos, pero ni la “sana distancia” entre mordelones respetan, pues están separadas sólo por unos cuantos metros una patrulla de la otra.

No se ve en la foto, pero la denuncia que hacen llegar algunos de los afectados es que a cambio de no poner la multa por cualquier pretexto los oficiales deslizan discretamente una tablita de apuntes a los conductores, para que ahí, de la misma forma discreta, pongan los billetes con los que se pueden librar de la infracción. La mordida, pues, especialidad de los viales.

Dejando de lado la especulación sobre la transa, muy realista por lo demás, el solo hecho de que aparezcan dos unidades a tan corta distancia habla de que han tomado ese tramo como un jugoso negocio. Lo hacen por los paisanos principalmente, los que ingresan por Ojinaga, pero igual cazan a otros incautos que transitan entre la capital y el municipio vecino.

En unos cuantos kilómetros entre el C-4 y la avenida Fuerza Aérea pueden verse hasta cinco patrullas de cacería. Los agentes piden detenerse no sólo por infracciones concretas a la Ley de Vialidad, sino hasta por la recurrida “revisión de documentos”, totalmente irregular.

En realidad de ese tramo salen pocas multas oficialmente registradas. Son más lo que se echan a la bolsa los agentes.

Obviamente para operar de forma tan descarada, como si en toda la ciudad no hubiera mayor necesidad de agentes viales dedicados a la prevención, requieren del permiso de sus jefes. Ni modo que actúen por su cuenta tan burdamente.

***

Es inevitable no sorprendernos por escuchar disparos en alguno de los videos de elementos de la Guardia Nacional enviados a Las Vírgenes ayer domingo.

Se escuchan lo que parecen ser balazos al aire de los elementos policiales federales, para espantar a los agricultores y sus familias que hacían acto de presencia en protesta por la decisión de extraer millones de litros cúbicos de agua. Eran balas de goma y bombas de gas lacrimógeno.

Ante estos hechos, tampoco sorprende la tibieza del gobierno estatal. Un tímido comunicado de prensa, donde exhorta a los agricultores a no provocar la intervención federal, como si fueran los hombres del campo los provocadores.

Ignora o quiere ignorar la administración corralista, que fueron los agentes federales, quienes desde muy temprano se apersonaron en las inmediaciones de la presa, con fines de proteger la extracción ordenada desde Conagua, que empleados de la dependencia federal estaban listos para realizar.

Los actores políticos no se hicieron presentes. Sólo enviaron tuits y publicaciones en Face. Llovieron comunicados de los dirigentes de partido, pero a la distancia. Nadie se apersonó en el lugar de los hechos. Así qué fácil.

Los campesinos tuvieron que enfrentar por sí solos la intentona, que quedó paralizada hasta renovar las mesas de trabajo que no llegan a nada.

Los números de Conagua no coinciden con la suspicacia de los agricultores, que no entienden que la presa se quede sin agua para responder al presente ciclo agrícola.

No hubo abrazos en Las Vírgenes. La máxima de nada por la fuerza, todo por la razón, quedó en nada.

***

Ahora resulta que el 073 en el ánimo eficientista de la Junta Municipal de Agua es la varita mágica para resolver los problemas de abastecimiento de agua en la ciudad.

Tácitamente fue lo que atinó a decir Roberto Lara al ser increpado en redes sociales por las quejas de innumerables personas que exigen el surtimiento del vital líquido.

El tandeo se ha incrementado espaciando las horas de abasto. En Los Llanos, Infonavit Nacional, o el Cerro de la Cruz, el agua es un bien extraordinariamente preciado por su escasez. Sólo son un ejemplo de colonias cuyos habitantes sufren de estos calores sin agua.

Como toda respuesta, “El Pony” simplemente les pide que lo reporten al 073. Como si 073 fuera a salir corriendo a atenderlos. El montón de quejas ha de ser enorme.

“Y los que no debemos, igual sin agua, en Infonavit Nacional si mucho hora y media en todo el día, pero el recibo muy puntual y como si tuviéramos alberca, estoy cansada de esto, o te bañas o lavas o guardas el agua para el baño”, dicen las desesperadas madres de familia.

Lo grave es que el problema apenas inicia.

***

Ayer se inició un operativo para verificar que los centros recreativos o parques acuáticos ubicados en las laderas de la carretera a Aldama se encuentren cerrados, como medida cautelar para evitar la propagación del Covid-19.

Las brigadas integradas por elementos policiales y de Gobernación recorrieron de cabo a rabo los negocios, que se encuentran en grave crisis, sobre todo porque el periodo de mayor aforo de visitantes culmina entre el mes de agosto y septiembre.

Aquel que se arriesgó a abrir, aun y con aforo limitado, fue acreedor de multa y cierre fulminante.

Es un año perdido para los empresarios y toda la cadena de valor de estos negocios, de los que dependen cientos de familias, sin un plan de apertura ni de auxilio económico.

En igual situación los bares y los gimnasios; los restaurantes que abrieron están cargando costos excesivos de operación por ingresos magros.

Lo que no saben es que la manipulación de estadísticas con las cuales se toman decisiones está por decretar de nuevo al cierre total.

Se cerró y abrió antes de tiempo. Se censuró al inicio con exceso el uso de cubrebocas y se omitió realizar pruebas en número suficiente. Fueron abriendo grandes negocios por conveniencia política y presión y al final se salió de control.

La gráfica cuya imagen le mostramos es harto elocuente. El brinco mayor ocurrió con 600 infectados agregados el 23 de junio sin cumplir con requisitos de Sinave.

En los últimos 14 días se han agregado mil 700 contagiados nuevos y activos todos ellos, son un tercio del total registrado hasta el momento. La cifra de muertes es igual de escalofriante, con 114 en dos semanas.

En ese contexto el secretario de Salud muy grave en terapia intensiva, una comandanta que no sabemos a bien si es o no encargada de despacho, y un zar anticovid ausente, no sabemos si de vacaciones o en qué calidad, todo en vísperas del rojo.

***

La determinación de malbaratar unidades del extinto ViveBús hasta en un 60 por ciento de su valor comercial, vía remate por adeudo fiscal, debería merecer alguna explicación oficial.

La Operadora de Transporte ViveBús Chihuahua S.A. de C.V., es una empresa propiedad del Gobierno del Estado de Chihuahua. No es un negocio particular de los concesionarios.

Por ello, si hay omisión en el pago de impuestos federales, la responsabilidad no sólo es de la empresa, sino del gobierno estatal que incurrió en grave falta, porque es garante y vigilante de su funcionamiento.

Para subsanarla, en lugar de enfrentar con recursos adicionales el pago de los créditos fiscales, se optó por la venta de activo, con pérdidas millonarias. En total se dejarán de recibir 47 millones de pesos, y eso sí se mantiene la postura mínima de 94 millones por 87 camiones.

Esa es la forma en que se cuidan los bienes y activos de los ciudadanos.