Necesitan más deuda para no hundirse

0
178

Deberán alistarse los diputados locales porque el secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez, ya apuntó al Congreso del Estado para que se tenga como prioridad el desastre de las finanzas estatales en el próximo paquete presupuestal

LA COLUMNA de El Diario / martes, 29 septiembre 2020 |

-Necesitan más deuda para no hundirse

-Jorge Quintana para el movimiento naranja

-Si no pagan que no voten en el PAN

-Rebelión morenista contra su líder

Deberán alistarse los diputados locales porque el secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez, ya apuntó al Congreso del Estado para que se tenga como prioridad el desastre de las finanzas estatales en el próximo paquete presupuestal.

En toda la administración corralista el Legislativo ha sido ninguneado en cuestión financiera. En la pasada legislatura el Ejecutivo se empeñó en pasar una reestructuración de la deuda hecha sobre las rodillas y desde luego, como la ley no lo obliga, ha contratado a placer créditos de corto plazo para sufragar sus excesos, sin tomar en cuenta a nadie.

Ahora que el barco se ha hundido por la confluencia de todas las crisis y el manejo errático e irresponsable del gasto, deslizan desde Hacienda alternativas para financiar el presupuesto del año próximo. Una es la contratación de deuda y la otra una reestructuración que mande a mayor largo plazo los pasivos que ya se enfrentan. En ambas prospectivas requerirá el Ejecutivo del Legislativo.

Voltear al Congreso para compartir la responsabilidad por el manejo financiero fue la instrucción que hace apenas unos días giró Fuentes Vélez, sin explicar los detalles de lo que buscaría exactamente.

Así, justo en la última parte de la legislatura, en la que los diputados andan cada uno por su lado, muchos con aspiraciones, será difícil que le presten atención a cualquier prioridad del Ejecutivo. Sobre todo por los malos tratos previos en cuestión de finanzas.

Serán dos meses, octubre y noviembre, de tensiones sobre el presupuesto y como pintan las cosas en el Legislativo no pasarán cualquier ocurrencia que salga de Hacienda.

***

Parece que no se ha enterado la diputada morenista Leticia Ochoa Martínez que le quedan unos cuantos meses en su cómoda curul. Eso explicaría sus notables ausencias en el Congreso del Estado y el fiasco que ha sido el trabajo en la Comisión Especial de Feminicidios que encabeza, entre otros tantos pendientes que no atiende.

Ahora sin recato alguno subió a sus redes sociales la evidencia de su más reciente falta a la sesión del Congreso local, al que no va por miedo al coronavirus, seguramente, y por eso aprovecha las ventajas de la tecnología.

“Sesionando desde la comarca lagunera!! Es un honor estar con ya sabes quien”, posteó la legisladora al lado de unas cuantas imágenes donde simula prestar atención a los asuntos que se discuten en la tribuna.

La imagen correspondiente -que mandan sus “amigos” de Facebook- puede verse en la edición digital de La Columna. Ellos dicen que bien pudo titularse “no puedo estar en el Congreso del Estado, pero sí en Torreón”.

A la morenista evidentemente le hicieron falta buenos asesores o por lo menos algo de sentido común, no sólo ahora sino en todo el tiempo de la legislatura.

***

Los seguidores de Movimiento Ciudadano confían que con la salida de Lorenzo Parga a la dirigencia de su partido se abra la oportunidad para impulsar la vida orgánica de ese instituto político con nuevos liderazgos que estén a la altura de las circunstancias y con una visión clara del momento político que se vive en la entidad.

Consideran que el nuevo dirigente se distinga por convicciones y principios sólidos, probado en la arena política, que asuma la causa naranja y a sus militantes como propios y le de el impulso definitivo para hacerlo verdaderamente competitivo en este proceso que se avecina.

La figura que mencionan con esas características es nada menos que al sobrio exrector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), Jorge Quintana Silveyra.

Hay fuertes indicios de que será él quien tome las riendas del MC en el estado y deje para la historia su pasado en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), donde si bien alcanzó posiciones importantes de gobierno y hasta una diputación, no pudo alinear los astros para su sueño dorado, la alcaldía de Juárez.

Su trabajo deberá ser muy intenso si lo confirman jefe naranja. Este partido no pinta en el estado más lejos de una alcaldía o una diputación logradas en alianzas con otras fuerzas políticas.

***

El gran tema del dinero quedó en segundo plano en la pasada sesión del Consejo Estatal del PAN. Como era obvio, el haber pospuesto la discusión sobre las alianzas que pedía la dirigente Rocío Reza hizo que todo lo demás se diluyera.

Aunque en la reunión que congregó a más de 80 panistas el sábado en un hotel de la ciudad de Chihuahua ganó la civilidad y el debate ordenado, hubo propuestas que se dejaron en el aire relacionadas precisamente con los recursos que sirven para el financiamiento de las actividades partidistas.

La voz cantante en esta materia la llevó el consejero estatal y dirigente del PAN en Jiménez, Luis Medina, quien pidió negarles voz y voto a los panistas que no hayan pagado sus cuotas al partido.

Dentro de Acción Nacional es común que pagan sus cuotas los aspirantes cuando están por registrarse por una candidatura o cuando ya la tienen en la bolsa. Mientras no tengan segura la posibilidad dejan años sin pagar, pese a que los estatutos los obligan a estar al corriente en sus pagos.

El fenómeno ha crecido, según los reportes de los mismos panistas, incluso en funcionarios estatales y municipales que están inconformes con sus propios gobiernos y con las dirigencias azules en todos sus niveles. Pese a estar dentro de las estructuras de gobiernos panistas, al estar en contra de líderes y gobernantes los militantes optan por dejar de pagar.

En la gestión corralista las inconformidades se multiplican, así que funcionarios estatales que militan en el PAN se brincan los estatutos del partido por esa molestia y no pagan lo que les corresponde. Los afectados son los comités municipales que fungen como receptores de las cuotas de los militantes distribuidos por toda la entidad.

De ahí surgió la propuesta de negarles la participación, al menos con voz y voto dentro de los órganos partidistas, que presentó Medina Alvídrez, integrante de la corriente opositora al corralismo y a la dirigencia estatal.

***

Sin orden del día y con muy poca anticipación el sábado se realizó una nueva sesión del Consejo Estatal de Morena, donde los consejeros se rebelaron a su dirigente, Martín Chaparro Payán. El líder iba con una propuesta en específico en la que las mayorías detectaron un intento de madruguete.

Ante las circunstancias actuales, les dijo el dirigente a los militantes, se hacía necesario tomar partido a favor de la 4T y de quien garantizaba un proyecto afín en Chihuahua, ahora que el pleito del Estado con la Federación había escalado.

Hasta ahí todo bien, pero la bronca entre morenistas estalló cuando Chaparro mostró su idea concreta de crear candados para evitar que los aspirantes externos se quedaran con las candidaturas que van a estar en juego en 2021, gubernatura, alcaldías y diputaciones tanto locales como federales.

La discusión no estuvo en las posiciones menores, sino en la gubernatura, pues la propuesta del dirigente era cerrar el Consejo Estatal únicamente a los aspirantes militantes. Ello dejaría sin posibilidad al consejero de Pemex, Rafael Espino; al exsecretario de Desarrollo Social, Víctor Quintana Silveyra y el senador morenista Cruz Pérez Cuéllar, dado que ninguno tiene firme su militancia, al menos hasta ahora.

Como el Consejo Estatal de Morena se divide básicamente entre los grupos de los que buscan la gubernatura, de inmediato respingaron los consejeros y le recriminaron a Chaparro que tratara de chamaquearlos sin discusión ni consulta previa a una decisión de ese tamaño.

Para variar la sesión morenista terminó por abortarse, sin acuerdos ni decisiones tomadas. Eso ya no es novedad.