El Caballo y su errado populismo -La 4T no es para Parral -En engaño a los productores -Ganar tiempo era la estrategia

0
215

Acento Noticias / 01 de septiembre 2020

EL ALCALDE independiente de Parral, Alfredo Lozoya Santillán, cada día se asemeja más en sus estrategias mediáticas, a las del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en eso de las ocurrencias y hablar y opinar de todo.

Parecería que al igual que a AMLO la pandemia le cayó como anillo al dedo, pues todas sus estrategias en el último semestre, las quiere cobijar con el tema de la emergencia nacional de la salud, lo que es correcto, pero no lo son cuando se busca del voto ni la popularidad.

Ser auténtico, espontáneo, sencillo, humilde sería mejor y en automático recibiría el reconocimiento de los suyos y de quienes no lo son.

Lozoya a quien apodan El Caballo, no es López Obrador, ni tiene el equipo que cada noche diseña las ocurrencias en esa directriz del populismo abrasivo, persuasivo y seductor (para las masas), que busca la división de los mexicanos, en una estrategia empática de divide y ganarás más el agregado de decir lo que quieren escuchar; nada nuevo diría Maquiavelo.

Ahora El penco quiere desea y gestiona que Parral sea colocado en color amarillo, cuando el número de contagios lo ubican en el quinto lugar y ojo lo dijimos ayer, la pandemia en este variable, va en aumento del centro hacia el sur.

Ya sanitizó vía aérea, coloco retenes en los acceso al Municipio, repartió alimentos, pagó parte de la nómina de algunos negocios; los recibos de luz hasta los 300 pesos de consumo y ahora reparte tabletas para estudiantes que califiquen previo examen socio-económicos.

Y que bueno, pero si vamos a fondo, gasta más en publicidad y medios de comunicación en la búsqueda de la gubernatura, que en las acciones directas, esas que publicita por los municipios estratégicos de la entidad, cuando el apoyo a los habitantes de sus municipio es una obligación, antes que su campaña.

Sabe que Parral no va ir a semáforo amarillo, antes que otras localidades. Es más, hoy por hoy, hay municipios, desde luego más pequeños, que no llegan ni a los 10 casos de Covid-19, que se quedarán probablemente hasta octubre en Naranja.

Entonces, cuáles gestiones y argumentos expone, cuando en el fondo sabe que la orden del  gobernador Javier Corral, es más política-económica que técnica en salud y lo de El Caballo es mera retórica populista, como ya saben quién.

BUENO  regalemos de gracia este martes al Gobierno del Estado, a la CuartaT, para saber que les van a ofrecer a los productores agrícolas de la zona centro y  la región de Ojinaga.

El pronóstico por desgracia es nada, y en filosofía nada es la no existencia, lo significa entonces, que van a seguir solos en su lucha, olvidados y con muchas ganas -así lo han manifestado enfrenar al Ejército que resguarda las presa,  con pérdidas de vida en ambos frentes, lo que hemos dicho no es deseable, pero es un escenario extremo que ahí está.

La desafortunada apuesta es que Blanca Jiménez directora de Conagua no va a estar, ni los titulares de la CILA, (Comisión Internacional de Límites de Agua) y menos el súper delegado del Bienestar, Juan Carlos Loera, quien ya anda haciendo maletas.

Baja esta Hipótesis,  se comprobará que Corral regaló el agua hace muchos meses, que existe contubernio y traición entre la 4T y Javi, y que todo se trato de una simulación y táctica dilatoria para llevarse el agua de Chihuahua y de sus productores, en donde los auténticos liderazgos de Chava y Andrés no fueron convocados ni escuchados y los han desactivado desde el gobierno estatal con órdenes de aprehensión.

Pena ajena lo del gobernador y López Obrador, en donde hay que entender que ni el uno ni el otro, no conocen ni entiende lo que el agua significa para los agricultores; es la vida y la sangre misma.