Posicionamiento: En el marco del Día Mundial del Niño Prematuro

0
988

En virtud de que el día de mañana 17 de Noviembre la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora el Día Mundial del Bebé Prematuro y en mi carácter de presidenta de la Comisión de Salud de éste Honorable Congreso del Estado, me complace rendir desde esta tribuna un homenaje a estos pequeños grandes luchadores, reconociendo la importancia y la obligación que tenemos de difundir entre la sociedad chihuahuense la necesidad de prevenir el nacimiento prematuro, atender  adecuadamente al recién nacido, así como llevar a cabo actividades para atraer la atención hacia el problema del parto prematuro, ya que lamentablemente es la principal causa de mortalidad neonatal y la segunda causa de mortalidad infantil en el mundo. Pero sobre todo, tenemos que hacer conciencia en que nuestra Legislatura genere políticas de salud y se sume a las acciones que buscan respaldar a familias y hospitales, para que la prematurez deje de ser la primera causa de mortalidad neonatal.

 

En ese sentido, compartimos la urgencia de seguir impulsando políticas públicas para que cada vez más hospitales del sector público y privado cuenten con unidades o áreas de seguimiento para los bebés prematuros.  Lo anterior, debido a que cuando los bebés son dados de alta y salen del hospital muchos lamentablemente fallecen, ya que en casa no cuenta con las condiciones adecuadas para darles atención y rehabilitación. Además, debido a que la mayoría de las madres y padres de familia desconocen cómo atender al bebé prematuro, el cual requiere de cuidados especiales.

Un bebe prematuro es aquel que nació antes de las 37 semanas de gestación en donde se les conoce como prematuros extremos los nacidos antes de 28 semanas, muy prematuros a los nacidos de 28 a 32 semanas y prematuros moderados o tardíos a los de 32 a 37 semanas.

 

De acuerdo con diversas asociaciones civiles dedicadas al seguimiento prematuro, de los cerca de 62 mil nacimientos anuales que se registran en el Estado de Chihuahua, el 10% son bebés prematuros. La mayoría de los casos son de madres adolescentes y mujeres mayores de 40 años de edad, siendo urgente mejorar las estrategias de prevención y campañas de difusión entre la población estudiantil  para  incidir  en  menos embarazos y en el control prenatal para limitar los nacimientos prematuros.

 

Más de tres cuartas partes de los bebés prematuros pueden salvarse con una atención sencilla y costo eficaz, consistente, por ejemplo, en ofrecer una serie de servicios sanitarios esenciales durante el parto y el periodo postnatal, para todas las madres y todos los lactantes;  administrar inyecciones de esteroides prenatales (a las embarazadas que corren riesgo de parto prematuro, para fortalecer los pulmones del bebé);  aplicar la técnica de la “madre canguro” (la madre sostiene al bebé desnudo en contacto directo con su piel y lo amamanta con frecuencia);  y administrar antibióticos para tratar las infecciones del recién nacido. Por ejemplo, se ha demostrado que la atención dirigida por personal de partería ha reducido la prematuridad en alrededor de un 24% allí donde existen servicios eficaces de partería, esto con información de la Organización Mundial de Salud.

 

Es importante destacar el surgimiento de grupos de padres y madres afectados por un nacimiento prematuro, pues son una fuerza organizada para evitar muertes prevenibles y nacimientos prematuros, así como orientar a las familias sobre los cuidados adecuados. Tal es el caso de la asociación civil denominada “El ser prematuro”, que desde el año 2016 viene trabajando en coordinación con las autoridades de salud y con las comunidades médicas de varios centros hospitalarios del Estado.

 

La demanda principal de estas organizaciones, es que los hospitales del Estado de Chihuahua cuenten con unidades de seguimiento para bebés prematuros, a cargo de personal entrenado y especializado. La importancia de las unidades es que vigilen el crecimiento, ofrezcan terapias intensivas, neuro habilitación, estimulación temprana y orientación en lactancia materna.

De igual forma ofrecer a las mujeres una atención mejorada antes, entre y durante el embarazo.

 

“El ser prematuro” es la única Asociación Civil en el estado que tiene una cercanía real con las familias chihuahuenses que requieren apoyo con su bebé prematuro, muchas veces una plática con mamas de experiencia que cuenten su historia de vida reconforta a los padres y despejan sus dudas, otras veces es requerido apoyo psicológico para salir adelante, en muchas ocasiones los medicamentos necesarios están fuera del alcance las familias, porque hay que decirlo, los medicamentos básicos de los prematuros son muy caros, empezando con la leche que la mayoría de las veces es especial.

 

Por esto la importancia que tiene esta asociación ya que da un verdadero seguimiento a estas familias en esas circunstancias de vulnerabilidad.

 

La UNICEF describe que la prematurez se trata de una condición biológica con prevalencia en aumento a nivel mundial cuyo origen es multifactorial (biológico, ambiental y social). Implica para la mayoría de las niñas y niños que nacen con esta condición largos periodos de recuperación y plazos de seguimiento muy extensos, equipos humanos y servicios especializados que den respuesta a las distintas necesidades en las etapas de la vida que van atravesando.

 

Destaca que los bebés prematuros necesitan un programa de seguimiento; las familias deben recibir orientación para crianza, nutrición y controles; si el bebé necesita rehabilitación o ayuda educativa especial, debe ser derivado con orientaciones precisas.

 

Mi preocupación es en el sentido de que los nacimientos prematuros son la primera causa de muerte infantil, así como de discapacidad visual, auditiva y neuromotriz entre la niñez. Por tales motivos los invito a conocer más sobre éstos derechos y que eso nos ayude a reflexionar sobre cómo es posible participar en el reclamo de su cumplimiento, desde donde nos toca actuar a cada uno de nosotros, como seres sociales y como autoridad.

 

 

“Ser mamá de un bebe prematuro es muy duro, pero me ha enseñado a luchar, a confiar, a caer, a levantarme, a valorar, a gritar de rabia y también a que una personita tan pequeñita es capaz de darte una grandísima lección de vida y coraje.” (Davinia Prieto)