Entre los miles, Kalisch, Terrazas, Memo…

0
151

GPS / Columna / El Diario de Chihuahua / lunes, 14 diciembre 2020 |

-Las mafias del transporte siguen intactas

-Completo azoro por medidas Covid

-El rector bien posicionado en la Anuies

Fue una auténtica fiesta la que Maru Campos protagonizó en la sede del Directivo Estatal del PAN, con motivo de su registro.

Hablan los más conservadores de mil 800 vehículos; los organizadores de la caravana, de unos 3 mil autos, con dos personas cada uno, seis mil almas que saturaron la Bolívar desde la Cuauhtémoc hasta mucho más allá de las instalaciones panistas.

Hubo demostración de músculo, adicional, con la presencia de figurones como Memo Luján, Juan Blanco, Eliseo Compeán, Enrique Terrazas y Samuel Kalisch, amén de legisladores y panistas de todo el estado.

La caravana llegó de distintos puntos de la ciudad, para concentrarse sobre la Teófilo Borunda y enfilarse al lugar del evento. La pasada por enfrente de Palacio de cientos de esos vehículos, nos dicen, no fue provocación intencional; simplemente al disolverse la manifestación, muchos, gran cantidad de ellos pasaron por la Once y Aldama; entre estos el trocón que le mostramos en nuestra edición digital.

El discurso fue terso. Trató la aspirante de no ahondar las diferencias con la administración corralista; por el contrario, llamó a la solidaridad y la unidad. Honestidad y profundo amor por el PAN, con sonrisas y besos, fue el corolario del evento formal.

Se dejó querer la alcaldesa, haciendo gala de naturalidad en el manejo.

Su carta de presentación son los logros en el ayuntamiento, con reducción en indicadores de seguridad; reconocimientos por transparencia, y la eficiencia administrativa: de cada peso que se ejerce en el municipio, 89 centavos provienen de recursos propios.

Juárez ocupó parte importante de su intervención, “olvidado por indolencia, omisión y perversidad de autoridades”.

Mensaje claro y contundente de la importancia que le otorga a la principal ciudad y bastión electoral fronterizo.

*

Ni el secretario general de Gobierno, Luis Fernando Mesta, ni el de Desarrollo Urbano y Ecología, Luis Felipe Siqueiros, pudieron avanzar durante nueve meses de pandemia en la aplicación de la nueva Ley de Transporte del Estado.

La norma se aprobó con un madruguete el último día que sesionó en forma el Congreso del Estado, en el lejano mes de marzo de este año. Entró en vigor casi de inmediato, pues se planteó como una prioridad de vida o muerte por el Ejecutivo.

Ahora se nota que ni los golpes ni los daños a la torre legislativa, pues obviamente hubo protestas violentas cuando se subió al Pleno la propuesta, valieron la pena. Los meses de pandemia sepultaron por completo la reglamentación y aplicación de la ley, lo que ha dejado intactas a las mafias del transporte.

Es a raíz de esa evidente negligencia gubernamental que han comenzado a surgir protestas. Primero en los concesionarios de las rutas de camión, luego en taxistas. Unos reclaman cancelaciones a discreción de concesiones y otros la falta de piso parejo para trabajar, pues las plataformas como DiDi y UBER siguen con ventajas por la desregulación.

Pero lo que hay de fondo en ambos casos es una ley que se aplica a conveniencia y deja en la incertidumbre a los sectores productivos.

Así no habrá cambio si las mafias, entre las que se cuenta la del propio Gobierno y controla el director de Transporte, David Holguín, mantienen su dominio e imponen inexplicables decisiones.

*


Esa facilidad con la que se toman las decisiones en materia de salud generan completo azoro.

Se reunió el supuesto Consejo Estatal de Salud para revisar la evolución de la pandemia y estudiar la posibilidad de reapertura de nuevas actividades.

Decimos que supuesto porque en la imagen difundida se aprecia que la mayoría de los asistentes son funcionarios del Gobierno estatal; algunos incluso que nada tienen que hacer en una reunión formal del indicado organismo.

Está por ejemplo Manuel “Igor” del Castillo, el coordinador de Comunicación Social, que no tiene asiento en el cuerpo colegiado consultivo.

Otro caso es el secretario general de Gobierno, que formalmente carece de vela en el entierro, aunque informalmente pueda acudir como invitado.

Es entonces una especie de reunión de gabinete ampliado, con algunos invitados, y no encuentro formal del importante órgano establecido por la Ley Estatal de Salud, donde intervienen los rectores de las universidades estatales, colegios médicos y hospitales privados, etc.

Más aún es delicado que en esos términos se hable de la adopción de medidas, adjudicando tales decisiones a un órgano que podrá ser lo que sea, menos el Consejo Estatal de Salud.

En un contexto donde ayer faltaban 25 muertes para llegar al terrible número de cuatro mil fallecimientos, tendrían que tener ante todo seriedad quienes manejan puerilmente este asunto.

*

Los legisladores que están en contra del PIN parental se han despojado de cualquier imparcialidad en el tema e incluso se han anotado como oradores en las mesas de discusión que iniciaron la semana pasada.

Así lo hicieron Martha Lemus y Gustavo de la Rosa Hickerson, en la última sesión, en la cual mostraron abiertamente su posición.

Es muy evidente que las mesas se organizaron para escuchar a la sociedad civil y no a los legisladores, quienes tienen el uso exclusivo de la tribuna, y algo más importante, el voto.

No sería por tanto extraño que esta semana que continúan las mesas se anoten más legisladores para hablar a favor o en contra.

Podría ser, por ejemplo, que veamos a Deyanira Ozaeta, hablando a favor. Ella es una activista declarada a favor del pañuelo verde y en contra del PIN. Cero objetividad en la decisión.

La cuestión es que los legisladores deberían escuchar al grueso de la sociedad y no sólo a sus peculiares formas de pensar. Representan a todos los ciudadanos.

Con un detalle adicional. La lista de los intervinientes en las mesas es un secreto de estado, es celosamente guardada -y esperemos que no manipulada- por la presidente de las Comisiones Unidas, Marisela Terrazas, en la cual se trabaja el dictamen.

*


Finalmente llegó la felicitación navideña del gobernador Javier Corral. Si sus mascotas firmaron en la primera, allá en 2016, ahora, en la última, aparecen de cuerpo y pelaje entero.

Frivolidad al por mayor, en una pieza, la representación de una administración que no cuajó; ahora ni sus canes, que tanto lo quieren, le firmaron.

Las dos postales en nuestra edición digital, triste recuerdo de un gobierno que fracasó en todos los órdenes, y que tiene en el Congreso una propuesta de endeudamiento para sacar obras de capricho que no hizo en cuatro años de administración, y que al final de la misma, quiere endilgar para pago a todos los chihuahuenses.

Irónicamente la dedica a los héroes de la salud, a quienes ha abandonado a su suerte.

*

Primero porque fue el aniversario, pero ahora en la Autónoma de Chihuahua celebran que su rector, Luis Fierro, asumió el pasado viernes la presidencia del Consejo Regional Noroeste de la Anuies, que es la Asociación que aglutina a las universidades públicas del país.

Este encargo adquiere relevancia ya que las universidades tendrán que levantar la mano para pelear por los subsidios que cada vez se tornan más escasos con eso de que la 4ta quiere que a partir del 2024 la educación superior sea gratuita y universal.

Luis Fierro representa desde ahora a importantes instituciones académicas que son huesos duros de roer y que seguro se harán presentes para salvaguardar sus presupuestos, cuando las universidades han sufrido importantes mermas sobre todo en recursos para investigación y sólo unidos podrán defender sus ingresos y su autonomía.

No cabe duda que el rector además de transformar el sistema académico de la UACh ahora acapara reflectores a nivel nacional.

Durante su nombramiento virtual estuvieron presentes Jaime Valls Esponda, presidente nacional de la Anuies y el casi paisano, Enrique Fernández Fassnach, director general del Tecnológico Nacional de México, entre otros.

*

Efectivamente, Frederick Taylor y Henri Fayol, personajes distintos ambos, son precursores de la administración; el primero ha sido conocido como padre de la administración científica, y el segundo, autor de la Teoría Clásica de la Administración.

Gracias a nuestros lectores, especialmente a los especialistas en administración que nos hicieron el comentario. Aclarado el error publicado ayer en la edición dominical, derivado de una confusión en la redacción.