El nuevo jefe es actor en “Los Señores del Narco”

0
370

GPS / Columna / El Diario de Chihuahua / viernes, 14 agosto 2020

-Abuso e ilegalidad en nuevo decreto

-El gel de Maribel y su despedida

-“El Caballo” quiere doblegar a los grandotes

El nombre de Israel Galván Jaime es de sobra conocido en el mundo policiaco. Estuvo en Chihuahua hace algunos años, actuó en el Distrito Federal, Veracruz y Michoacán.

Fue pieza clave en la detención del famoso narcotraficante “La Tuta”, líder del temido cártel Los Caballeros Templarios.

Ahora sumará a esos puestos la titularidad de la Comisión Estatal de Seguridad en Chihuahua, según anuncio del Secretario de Seguridad Emilio García Ruiz.

Llovieron inmediatamente múltiples reconocimientos al policía, en particular por su licenciatura en derecho, dos maestrías y diversos cursos internacionales impartidos entre otros por el Buró Federal de Investigaciones, FBI por sus siglas. Currículum impecable hasta ahí, pero eso de presumir papelitos gringos ya no es garantía de honorabilidad.

Sólo que hay un pequeño antecedente que lo involucra en actos non sanctos. La página 442 del libro Los Señores del Narco, autoría de la periodista Anabel Hernández, tiene desde 2010 una dedicatoria muy especial en su honor.

Hay una narración pequeña, pero contundente acerca de dicho personaje, en las aventuras que en aquel entonces sólo eran acusaciones periodísticas.

Ahora se convirtieron en causas penales que tienen a su exjefe Genaro García Luna en los tribunales de Brooklyn con acusaciones de narcotráfico y asociación delictuosa.

Otros excompañeros suyos que fueron sus superiores enfrentan igual suerte, pero en calidad de prófugos de la justicia.

Textual el párrafo, con alguna anotación nuestra, escrito por Hernández: “Francisco -su primer nombre- Israel Galván Jaime, exdirector de Intervención de la AFI -la Agencia Federal de Investigaciones- en la era de García Luna, dependía de Garza Palacios. También se le acusa de ser uno de los comandantes que iba a recoger los pagos del narcotráfico.

Actualmente trabaja en la PFP -Policía Federal Preventiva- bajo las órdenes de Cárdenas Palomino -hoy prófugo- y se encarga de la vigilancia del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, uno de los principales puntos de tráfico de droga y movimiento de recursos ilícitos del crimen organizado”.

La fuente de dicha información es un informe confidencial de la AFI en poder de dicha autora. 

No es que le falte literatura policial a Emilio García Ruiz, a la mejor sólo se le olvidó al momento de exaltar a Israel Galván en sus credenciales… o bien únicamente hizo a un lado esos datos relacionados con García Luna como él mismo ha tratado infructuosamente de huir a tan pesada sombra.

El asunto no es menor en Israel Galván que muy joven desarrolló una carrera meteórica a la sombra de García Luna.

En Nueva York todos los días surgen nombres y apellidos de involucrados. Galván podría ser uno de ellos, con credencial de Comisionado Estatal de Seguridad del Gobierno del Estado de Chihuahua. Sería un extraordinario mensaje de evidente colusión.

¿Dónde estarán los lentes de Javier Corral que no lee las letras chiquitas?

 *** 

En algunos ayuntamientos están parando algo más que las orejas con motivo del decreto publicado por el gobernador en edición extraordinaria del Periódico Oficial del Estado el pasado lunes.

Encuentran en dicha decisión un abuso de autoridad por parte del titular del ejecutivo, por lo ilegal e inconstitucional de las medidas draconianas anunciadas.

Ha sido incapaz el gobierno de armar una campaña profunda de concientización, por lo incongruente de su actuar y ahora quiere meter a todo mundo al bote o cancelar permisos sin mediar ningún procedimiento.

Nos dicen que las leyes que son sancionatorias o privativas de la libertad o el patrimonio, deben pasar por el Congreso y tomar la forma de leyes.

 No basta con un decreto trumpiano de un gobernador, que se cree consejo de salubridad general, que en determinados casos, es la única autoridad que puede emitir medidas que en épocas normales debieran ser por fuerza legislativas.

Eso de ordenar multas y arresto va mucho más allá de sus facultades. A él no le preocupa, porque le está pidiendo a los ayuntamientos que sean ellos quienes las apliquen. Él simplemente se lava las manos.

 ***

Sí así como trabajaba la oficina de Gobierno en Ciudad Juárez, lo hacía todo el gobierno, debe comprenderse finalmente por qué las respuestas llegan siempre tarde.

La exdiputada y parte del top-ten de funcionarias favoritas de esta administración, Maribel Hernández, presume en su red social que una casa cervecera donó más de 840 botellas de gel antibacterial “hace algunos días”, por lo que la oficina de Gobernación en aquella frontera -en coordinación con la subcoordinación del Gabinete- analizaban qué harían con eso.

Pasaron días y aún se estaba debatiendo qué harían con esas botellitas. Imagínese el tiempo que pasará para tomar decisiones en realidad importantes.

Es insumo que resulta clave en hospitales, centros de atención del mismo ejecutivo, paradas de autobús, y zonas de alto nivel de contagios. Lo menos que se puede pedir es que no se quede un minuto más en una bodega bajo la sombra.

Por eso y más despidieron ayer a Hernández del cargo. Ahora supuestamente será asesora en Palacio.

***

El parralense Alfredo “El Caballo” Lozoya de nuevo va a mostrar sus dotes de legislador, tarea en la que le ayuda su secretario municipal Francisco Sánchez Villegas. 

Durante la última sesión del Consejo Consultivo de Participación Ciudadana realizada el pasado miércoles, el secretario anunció que preparan una propuesta de reforma que será sometida al cabildo de Parral para luego enviarse formalmente al Congreso del Estado.

Buscarán modificar la Ley de Participación Ciudadana para eliminar a Juárez y Chihuahua del pase automático que les da el Consejo Consultivo, nada más porque son las ciudades más grandes de la entidad. 

A la fecha participan en dicho consejo diversas autoridades estatales, así como la frontera, la capital y Parral, éste último por ser considerado el más destacado en materia de participación ciudadana. A esos tres municipios se limita, los primeros por su cantidad de habitantes y el último por el otro factor de evaluación.

Pues bien, lo que prepara Lozoya apoyado por Sánchez Villegas es una iniciativa a fin de que la integración del Consejo Consultivo se haga con base en los méritos de los municipios. Le apuesta a que sean los más destacados en la materia, con aplicaciones prácticas de la participación ciudadana, y no sólo los más grandotes.

El parralense con aspiraciones independientes le agarró el gusto a legislar desde que le aprobaron la reforma para la asociatividad municipal. Así que ésta será la nueva propuesta. Falta ver cómo la toman y si respingan los representantes de Chihuahua y Juárez en el Consejo Consultivo.