En asesinatos son menos 169 que 135

0
158

LA COLUMNA / de El Diario / martes, 21 julio 2020

Allá en la exquisita comodidad del altiplano muestra otros datos el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño

-En asesinatos son menos 169 que 135

-Golpearon a los agricultores en seco

-Sotelo o la sanción a una voz incómoda

-Error de ‘Pichú’ exhibe a su suplente 

Allá en la exquisita comodidad del altiplano muestra otros datos el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño.

Fue sorpresa para toda la nación, en particular para los medios informativos, que colocara el alto funcionario federal a Ciudad Juárez como una de las localidades de la República donde disminuyeron los homicidios dolosos durante junio cuando es de conocimiento generalizado lo contrario.

Casi 10 asesinatos por día sigue siendo el promedio macabro para los habitantes de esta frontera. Más todavía, según las mismísimas cifras oficiales, junio ha sido para Juárez el más violento del año con casi 170 muertes (169).

El registro en enero es de 120  homicidios, en mayo fue de 135. Entonces, ¿de dónde saca Durazo que junio fue el “cuarto mes consecutivo del año que los homicidios dolosos van a la baja”?

Las mentiras son malas. Queremos creer que no lo hizo premeditadamente porque no hay razones políticas y/o sociales que lo obliguen a falsear datos, menos cuando es público y notorio que sus costados permanecen en hostigamiento permanente por los grandes grupos criminales del país. Un día y otro también le publican videos que reflejan el tamaño de su impunidad en las calles.

Y la desinformación es peor que las mentiras. Si el secretario de Seguridad está ignorante sobre la realidad en Juárez, debe esperarse que por lo tanto no actúe la institución que encabeza justo contra los generadores de violencia.

Así se comprende la desafortunada inmovilidad en Juárez tanto de la Policía Federal o Guardia Nacional e inclusive de la Fiscalía General de la República (FGR). Sólo que acá esa paralización tiene visos más que claros de corrupción.

Durazo y el resto de los funcionarios federales con representantes en Chihuahua están obligados a confirmar con toda seriedad la información que reciben y actuar en consecuencia. Hasta de risa pueden ser sus apariciones en las mañaneras soltando sus otros datos alejados de la verdad por la malicia y la perversidad de sus delegados acá.

***

En seco, literalmente. Así golpearon las balas de goma que los elementos de la Guardia Nacional dispararon contra los productores que el pasado domingo se plantaron en la presa Las Vírgenes, para evitar la extracción de agua. No por los golpes o gritos de dolor de quienes las recibieron, sino porque el período de lluvias 2020 tiene un retraso de un mes y el campo empieza a sufrir los estragos.

Lo que los elementos de la Guardia Nacional no saben, pero la Comisión Nacional del Agua (Conagua) sí, porque es su obligación tener la información que sus propios especialistas publican, es que en la Ribera del Conchos hay por lo menos 14 municipios en condiciones de sequía severa; es decir, simplemente NO ha llovido, lo que mantiene a las presa a menos del 50 por ciento de su capacidad. 20 municipios más tienen sequía moderada y 22 están anormalmente secos.

Una operación de primaria, nos dice que si sumamos esas cifras llegamos a la conclusión de que 57 de los 67 municipios del estado, enfrentan problemas de escasez de agua. El 87 por ciento del territorio estatal está en esas condiciones.

Entonces, la pregunta obligada es ¿por qué aferrarse a sacar el líquido de las presas cuando estas son aguas comprometidas?, y cuando el tratado internacional de 1944 establece que la deuda se pagará con los excedentes, con lo que escurre de las presas, cosa que no ha ocurrido desde 2017 cuando se hizo un pago que finiquitó el adeudo del quinquenio 34 (2010-2015).

Especialistas en el tema hídrico, señalan que el cambio climático está afectando todas las latitudes del mundo; Chihuahua, no es la excepción.

México está obligado a entender y atender esa problemática. El mundo no tiene la misma cantidad de agua que antes, Chihuahua menos. El crecimiento de la demanda está modificándose por factores como el cambio climático pero también por el incremento de la demanda de agua para los hogares, la industria y la producción agrícola, a los que se suman el desperdicio, la contaminación y el robo.

Los productores ya pagaron los costos del cambio climático eliminando el ciclo agrícola otoño-invierno desde el año 2000, ahora toca a la Federación hacer las adecuaciones necesarias para modificar los términos del tratado de aguas en la parte mexicana -donde no se requiere la participación de Estados Unidos- antes de que “la sangre llegue al río”, que sobre decir, está seco.

***

Las voces de contrapeso suelen ser incómodas para las personalidades intolerantes pero son de mucha utilidad para las comunidades cuando a dichas voces les asiste la razón del interés general.

Nadie mejor que Manuel Sotelo para conocer las vialidades de Juárez y toda la problemática que les aqueja. Son múltiples sus observaciones al plan que desarrolla el Gobierno estatal en esta frontera mediante su área de Obras Públicas y el Fideicomiso de Puentes Federales.

No hubo una sola obra de las contempladas que haya sido consultada con los juarenses. ¿Por qué? Porque sólo falta un año a la administración de Javier Corral.

Después de casi cuatro años de gobierno pudo delinear algo de préstamos y algunos millones por aquí, otros por allá y no le dio tiempo en algunos casos ni de concluir proyectos ejecutivos ni de lanzar los concursos respectivos. Además ya vienen las campañas electorales.

Ese desorden lo hizo ver Sotelo claramente como integrante del comité técnico del Fideicomiso y como representante también de los transportistas en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), liderado ahora por un subordinado hasta el suelo del gobernador Corral, Rogelio González Alcocer.

El Gobierno estatal ya no soportó al incómodo Sotelo, sus operadores ordenaron a Rogelio expulsarlo también del CCE…Y en esas andan.

No hay todavía notificación oficial al líder transportista sobre su remoción pero ya le empezaron a tapar los micrófonos en las reuniones y a dejar fuera de las mismas en un estilo algo pandilleril y cuestionado incluso por el grueso de los empresarios que lo apoyan porque saben de su trabajo.

La intolerancia al mil para seguir con el desorden.

***

En tiempos del Covid cada vez son más comunes las apariciones vergonzosas y chuscas de los personajes de la vida pública, desde la senadora sin sostén hasta el abogado sin pantalones.

Ahora le tocó al diputado juarense Gustavo “Pichú” de la Rosa hacer el ridículo en la sesión de la Diputación Permanente que se realizó ayer vía Zoom. Su torpeza tecnológica interrumpió unos momentos la reunión para que los demás pudieran reírse tranquilamente.

Algunos de los legisladores estaban en la Sala Morelos de la Torre Legislativa (en Chihuahua) y otros desde sus casas. En la foto que puede verse en la versión digital de La Columna aparecen riéndose las diputadas Ana Estrada, Marisela Terrazas y Betty Chávez tras un comentario de De la Rosa Hickerson, quien exhibió sus negocios personales y de paso a su suplente Román Alcántar.

“Estoy en sesión de Congreso del Estado, comuníquese con Román para que lleve ese caso, que para eso se le paga”, dijo el “Pichú” cuando tenía el micrófono abierto. Se refería a su suplente Román Alcántar, quien ya asumió por un tiempo la curul y ahí lo mantiene en la nómina cuando no cobra como diputado.

Los legisladores no aguantaron la risa y Frías le pidió a De la Rosa que tuviera cuidado con el micrófono, mientras los demás disfrutaban el momento de esparcimiento. En eso acabó todo.

Quedó como mera anécdota, pues para nadie es un secreto que los legisladores titular y suplente tienen sus asuntos privados más allá del trabajo legislativo.