Hará más daño si continúa en el cargo

0
64

Esta semana los chihuahuenses, en particular sus sectores económicos, podrán tener la gracia de alcanzar el semáforo amarillo matizado, o con ‘variantes’

LA COLUMNA de El Diario / domingo, 10 enero 2021 |

Esta semana los chihuahuenses, en particular sus sectores económicos, podrán tener la gracia de alcanzar el semáforo amarillo matizado, o con “variantes”.

La decisión ha sido innecesariamente aplazada porque la autoridad responsable de dictarla sigue criminalmente inmersa en asuntos ajenos al buen desarrollo del gobierno. No es nuevo que así sea; Chihuahua sufre su propia pandemia desde hace casi cuatro años.

Durante los últimos días, los propietarios de gimnasios fueron ilusionados con la promesa verbal de que podrían reabrir aunque fuera en condiciones de dolorosas restricciones. También hubo el compromiso para salones de eventos sociales, etc.

La palabra del Gobierno estatal fue no solamente incumplida sino sometidos al castigo de la “clausura permanente” aquellos propietarios que reabrieron sólo para desarrollar trámites administrativos.

Ninguna clemencia para gimnasios de Chihuahua y Juárez. Asumieron las autoridades el diminuto desafío como agravio personal.

En El Paso han sido abiertos con un aforo superior al 70 por ciento ese tipo de negocios frente a un registro aproximado de 600 contagios diarios por Covid; en Juárez hace unas tres semanas excepcionalmente roza los tres dígitos, en el resto del estado el promedio es de 70. Así que no hay comparación.

Son esos números oficiales que debieron permitir con toda facilidad justificar la reapertura de giros económicos que han sido impedidos de operar un solo día desde el primer semáforo rojo y posibilitar la ampliación de aforos en muchísimas actividades que si bien han reabierto, son sometidas a severos castigos económicos bajo cualquier pretexto.

El solo manejo atropellado de la pandemia, la aplicación de un semáforo con más características de luces defectuosas en árbol navideño, el mortal descuido hacia el Sector Salud, demuestran la inhabilidad de quienes están al frente del Gobierno estatal para ejercer su función.

Y no sólo eso, no han probado esas huestes denominadas del ‘nuevo amanecer’ interés en trabajar en bien de Chihuahua y su población, aunque sobre sus espaldas sea cargado el tremendo gasto que implican.

***

Nuevamente queda establecida la incapacidad física y mental de Javier Corral Jurado para seguir al frente de la gubernatura. Fue un error su llegada a ese cargo que puede ser enmendado antes que concluya su período aunque le reste poco; el primer domingo de junio hay elección y debe entregar la primera semana de septiembre.

Es poco el tiempo para que se vaya pero es muchísimo si continúa usando el botón de gobernador empujando decisiones que afectan severamente a los chihuahuenses. Hemos dicho que es un peligroso mini-Trump. Actúa a tontas y a locas en su estricto beneficio personal igual que el aún presidente estadounidense.

Hasta que se vaya sabremos bajo qué condiciones y justificación entregó 413 millones 213 mil pesos a la empresa AirBus SLC S.A. de C.V. para la contratación del “suministro, instalación, pruebas e instrumentación tecnológica” de un “Plan Hiperconvergente de Conectividad”.

Todo lo que sabemos es que dicho programa ha sido impulsado desde hace años por uno de sus más estrechos colaboradores e integrante de un lobby en la Secretaría Particular con operación discrecional para todo, Gustavo Ríos. Otro es el responsable de la guerra sucia en redes sociales, Eduardo “Lalito” Rojero, hermano de Liliana, funcionaria de la Secretaría de Educación que fue sorprendida ayer manipulando supuestos expedientes de la Fiscalía General de Justicia en el proceso eleccionario interno panista hacia la elección de candidato(a) a la gubernatura.

Esa adjudicación directa del Plan de Hiperconectividad ya ha sido observada por la Auditoría Superior del Estado precisamente porque no fue sometida al obligado concurso de ley. Le supura corrupción por todas partes.

Sin ninguna vergüenza ni escrúpulo, justamente ahora, Corral y su secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez, profesionista en Sistemas, no en finanzas, intentan engañar y chantajear a los chihuahuenses para obtener del Congreso del Estado el permiso de un crédito por mil 633 millones de pesos con los bancos.

Derrochan más de 400 millones de pesos en un programa desconocido como el de “hiperconectividad”, otros tantos en viáticos, pagos de supersalarios etc., y ahora necesitan “de manera urgente” mil 633 millones mediante un crédito, o varios, que serían sumados a los más de 60 mil millones de deuda tanto bancaria como a proveedores que han generado en cuatro años más de 20 mil millones de pesos en intereses y comisiones. De este tamaño ha sido la irresponsabilidad.

Unos pocos diputados del PAN y otros de partidos pequeños, que sobreviven con las migajas que les avienta Corral, han estado de acuerdo en ese empréstito. Otros diputados del propio blanquiazul, de Morena y del PRI, ya no se chupan el dedo del chantaje y han sostenido su negativa a semejante intención.

Además, ni Corral ni Fuentes Vélez han tenido el tiempo para sentarse entre ellos y ponerse de acuerdo sobre el destino de los recursos “fiados”. No queda duda que es para pagar adeudos a sus proveedores favoritos antes de irse y por eso incurren en equívocos entre ellos mismos.

El Día de los Inocentes, el 28 de diciembre, Fuentes dijo que de los mil 633 millones solicitados, “alrededor de 1,200 se destinarán a obras que ya están agendadas o iniciadas en el Plan Estatal de Inversión y el resto, es decir, 433, serán para obras nuevas en los municipios, algunas consideradas por tratarse de peticiones expresas de diputados locales o de alcaldes”. Punto. Así fue su resumen.

“Con la disponibilidad del crédito, añadió Fuentes Vélez, se podrá asegurar al contratista o proveedor, que en el momento en que presente su factura va a contar con el recurso… precisó que la estructura propuesta para invertirlo, consiste en hacer disposiciones mensuales durante el primer semestre de 2021, para ir pagando las facturas o las obras que se van venciendo mes a mes, por lo que se trata de un tema de la mayor urgencia”. Así quedó asentado en un boletín emitido por el Gobierno del Estado con fecha de los inocentes.

El pasado jueves, el siete de enero, Corral concentró parte del tiempo en su programa “En línea directa con el gobernador” para hablar sobre ese asunto pero sorprendió cuando dijo que serían tomados de ese crédito 300 millones de pesos para saldar adeudos que tiene Pensiones Civiles del Estado con hospitales privados (¡¡¡!!!).

Todo lo que ha hecho el actual régimen estatal es construir un perfecto laberinto al que no tuvo la inteligencia siquiera de colocar salida. Han menudeado las protestas contra Pensiones Civiles del Estado por el pésimo servicio, los directivos de Pensiones señalan adeudos multimillonarios de distintas instituciones como el Poder Judicial, Universidad de Chihuahua etc., pero a la cabeza, la primera gran deudora es la mismísima Secretaría de Hacienda con más de mil 500 millones de pesos. Responsable final, Javier Corral.

El gobernador tiene como prioridad actual conseguir más dinero prestado para finalizar su administración pero también está empeñado en manipular la sucesión por la gubernatura de manera tan irracional como si fuera a continuar tras bambalinas en el poder estatal.

Ha sido la propia alcaldesa de Chihuahua con licencia y precandidata panista a la gubernatura, María Eugenia Campos, quien ha denunciado la intervención de la llamada vicegobernadora Leticia Corral, hermana del gobernador, en el proceso interno blanquiazul para amenazar e intimidar a delegados del partido que definirán el próximo 24 de enero la candidatura entre Maru y el senador con licencia, Gustavo Madero.

No es la primera vez que aparece el nombre de la vicegobernadora en asuntos de gobierno. Ha sido denunciada otras veces a lo largo de la administración. Evidentemente actúa al alimón con su hermano, quien a cambio sostiene su tren de vida.

Es hora del adiós, por el bien de Chihuahua.