Es un fracaso la receta en seguridad

0
100

GPS / Columna / El Diario de Chihuahua / martes, 22 septiembre 2020 |

-Manejan con maña el Covid en IMSS

-Las oscuras decisiones de Carlos González

-Maru a la pelea por recursos de seguridad

Hace nueve meses se anunció la salida del entonces titular de la Comisión Estatal de Seguridad, Oscar Aparicio, 30 días después del anuncio que modificaba a la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo de Chihuahua y que creaba la inútil Secretaría Estatal de Seguridad Pública, en su segunda versión.

Se dijo que la inteligencia policíaca en la investigación y prevención traería paz y tranquilidad a Chihuahua, pero se mintió con todos los dientes. La receta para resolver el problema era más de lo mismo.

Fue designado en febrero Emilio García Ruiz como titular de la malograda dependencia y se supone renovados los mandos, pero todo siguió igual. La herencia de Genaro García Luna seguía presente hasta el tuétano.

Irónicamente, desde Brooklyn sigue operando a través de su progenie.

 La violencia no se detuvo ni de chiste. La estadística de homicidios dada a conocer por el secretariado ejecutivo desnuda de nuevo el fracaso en seguridad.

La información calientita fue revelada el pasado viernes en la ciudad de México, pero el dato para Chihuahua está de color rojo indudable.

Entre agosto del año pasado y agosto de éste hay un incremento del 24 por ciento en los homicidios. Si en aquel mes se presentaron 203 ahora se cometieron 269.

Para darnos una idea, de julio de este año a agosto del mismo, en 30 días, hubo un aumento de 40 homicidios mensuales. Las cifras no mienten. Ahí están y son públicas.

En homicidios dolosos la misma, sin poder maquillar los números, simplemente han sido ignorados por la autoridad estatal.

Es agosto el mes más violento en lo que va del año y 2020 ya acumula más de mil 800 homicidios, rumbeando violento a superar las cifras del 2019 y de todo el quinquenio.

Lo doloroso es que ya se acabó en la práctica la administración. Inició el cierre para entregar en septiembre del próximo año.

No se ve cómo se podrá contener el desorden de cinco años de gobierno estatal para el olvido.

*** 

Hay un plan con maña en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Nos han marcado para decirnos que llegan los pacientes con todos los síntomas Covid a la consulta, y con la mano en la cintura son enviados para convalecencia en sus casas, sin tomar medida alguna que no sea medicamento para el dolor de cabeza y temperatura.

No hay registro alguno en los expedientes de que se trata de sospechosos del temible virus ni se ordenan pruebas rápidas ni mucho menos PCR, para corroborar el estudio clínico efectuado en el consultorio o en urgencias. Hay saturación en el trabajo de los galenos, es indudable, pero es pasmosa la ligereza con que el asunto es tratado.

Los pacientes se van a sus casas a la buena de Dios en espera de que el padecimiento pase, junto con los síntomas. Fuera del subregistro que ello ocasiona en las estadísticas multidifundidas por la Secretaría de Salud federal y estatal, el dato es preocupante.

Se exige a las empresas que corran con el pago de pruebas para sus empleados, con el fin de atajar cualquier brote, y las instituciones de salud son irresponsables al respecto, sin que nadie les diga nada, con sus derechohabientes expuestos en número de miles.

Mientras tanto, el juego de pincelines continúa en la total irresponsabilidad.

 ***

Es muy difícil que pasara desapercibido. Durante 2017, 2018 y 2019, el gobernador Corral posó con sus mejores galas en el súper balcón construido por su archi enemigo.

Estuvo ahí con una sonrisa de oreja a oreja, pese a los abucheos que se hicieron tradicionales, ondeando la bandera de México, pisando la cantera y el cemento de una obra excesiva, avalada sospechosamente por el INAH.

Las trabes (vigas) que sostienen dicha construcción atraviesan de un lado a otro el salón y oficinas donde antes se encontraba la Dirección de Gobernación y parte de asesores de la Secretaría de Gobierno.

Pero a él no le importó. Se acomodó con delicia sobre ellas, para aprovechar la inmejorable vista al Ángel y a la plaza del mismo nombre, con miles de asistentes.

Sobre ese extenso balcón, Alex Alanís siempre se las ingenió para conseguirle la mejor imagen, en el mejor perfil.

Para 2020, el último grito que le corresponde, buscó otro lugar y lo halló ya no por el lado del Ángel sino por la plaza Hidalgo, en el balcón tradicional que fue diseñado desde la construcción del segundo piso.

Lo hizo no por congruencia, sino por conveniencia para evitar cualquier desaguisado desagradable, como efectivamente ocurrió con los grupos feministas.

Tres largos años se aprovechó de una obra del odiado exgobernador, de la cual fue expulsado en el 2020 por sus propios demonios y temores.

 *** 

Un maestro hora clase de cualquier subsistema, federal o estatal, ha tenido que pasarse estudiando los últimos años para poder acceder a una base.

Algunos de ellos lo logran, pero la mayoría es condenado a continuar cubriendo interinatos y horas clase hasta el fin de los tiempos.

Son ellos los que se manifestaron en contra de las decisiones adoptadas por la Secretaría de Educación Estatal, que sin decir agua va les recortó las horas clase para aumentar el número de docentes de hora clase, en lugar de apoyarlos con la basificación.

El asunto tiene que ver con decisiones administrativas oscuras cocinadas desde el despacho del secretario Carlos González, que ratifica con ello su distancia no sólo de los sindicatos sino de los intereses de los mismos docentes de talacha, los de gis y pizarrón verde.

 *** 

Hay enorme preocupación en la administración municipal de Maru Campos por la amenaza de eliminación del Programa para el Fortalecimiento de la Seguridad Pública (Fortaseg), del Presupuesto de Egresos de la Federación 2021.

Se trata de un fondo de cientos de millones de pesos que se reparten a los municipios, para proyectos específicos en la materia. A Chihuahua esos recursos se le han ido regateando desde administraciones federales pasadas, pero el año próximo serían eliminados. Serían más de 40 millones de pesos perdidos.

La reorientación que plantea el Ejecutivo Federal de los recursos de seguridad, de varios fondos, programas y subsidios, se iría a fortalecer a la Guardia Nacional y a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. 

A los estados y principalmente a los municipios se les sacrificaría todo por empoderar a la corporación federal, que no es otra cosa más que una mezcla de policías y militares entrenados a medias.

Por este motivo la alcaldesa emprendió desde la semana pasada una cruzada con los diputados federales que aprueban o modifican el presupuesto del año próximo. Reforzará su lucha en estos días, con la idea de exhibir las sinrazones de dejar pasar el proyecto de gasto 2021 tal como está.

Campos Galván comenzó a contactar a legisladores aliados de varios partidos y no sólo a los de Chihuahua, pues le favorece ser la presidenta de la Conferencia Nacional de Municipios de México, que aglutina a los alcaldes y alcaldesas de todo el país, independientemente de su color partidista.

Siguen en la agenda de la alcaldesa los presidentes municipales de las ciudades más grandes del país, para que uno por uno presionen a sus legisladores, porque si no los alertan de que vienen riesgos enormes a la seguridad, son capaces de votar sin ver lo que mandó el Gobierno federal. 

La pelea se librará de aquí a los primeros días de diciembre, cuando se debe votar y aprobar el gasto.