Reorientación del presupuesto estatal por COVID 19, no deberá paralizar al Estado

0
378

*Suspender obras agravaría la crisis económica

*Propone incentivos fiscales y subsidios para empresas que no disminuyan su plantilla laboral

*No incrementos en deuda ni déficit presupuestal

El diputado Omar Bazán llamó por segunda ocasión al gobernador Javier Corral a que implemente de inmediato un programa de reorientación del presupuesto 2020 que ayude a contrarrestar los efectos del COVID 19 en la economía chihuahuense, máxime que a nivel federal se amplió al 30 de abril el aislamiento social por el inminente aumento de personas infectadas en el país.

Dijo que ante el pronóstico recesivo de la economía, los programas y proyectos de inversión física no deberán suspenderse porque agravaría aún más la situación.

“Tenemos que buscar incentivar y generar los mecanismos para que el impacto de dichas inversiones sea mayor en las economías locales; una inversión de un puente o un parque en cualquier municipio, genera empleo y derrama económica para cientos de familias en el municipio”, abundó.

En el proyecto de reorientación, agregó, el gobernador deberá especificar claramente el origen y el destino de los 4 mil millones de pesos que ha mencionado para mitigar los efectos de la contingencia sanitaria.

El legislador priista señaló que el programa no deberá implicar más deuda ni déficit presupuestal, “pues este año la bancada panista y aliados le aprobaron 8 mil millones de pesos entre ambos”.
Bazán Flores anunció que presentará un punto de acuerdo en el que pone a consideración del Congreso, una serie de lineamientos que deberán analizarse para autorizar un eventual programa financiero por parte del gobernador Javier Corral:

 Cualquier subejercicio presentado en relación al calendario mensual de la Secretaria de Hacienda, debe ser destinado de manera inmediata al Programa Emergente de Salud relacionado al COVID 19; el año pasado fueron más de 400 millones de pesos.

 La totalidad de los recursos autorizados para eventos públicos masivos en el estado, programas que por la contingencia no se realizaran, así como los ahorros originados de las dependencias cerradas, deben ser redireccionados de manera inmediata.

 Ante la inminente etapa recesiva de la economía, los Programas y Proyectos de Inversión Física en el Estado deben ser prioridad de la administración estatal, por lo tanto, no deben ser cancelados ni redireccionados, en la medida de lo posible, identificando de manera pública e inmediata aquellos que por falta de recursos no se llevarán a cabo.

 En apoyo a la economía familiar, suspender la aplicación de cobros coactivos a ciudadanos en mora, así como la generación de recargos y multas por no poder estar al corriente en sus obligaciones con el Estado

 En apoyo al aparato productivo, el diferimiento de pagos y subsidio en el Impuesto Sobre Nóminas para aquellas empresas que no disminuyan su plantilla.

 Descuentos en las tarifas del agua.

 Regularización laboral y un bono para el personal del sector salud

Dijo que las empresas empiezan a disminuir los horarios laborales y cada vez se presentan con mayor frecuencia los despidos, por lo que el Estado debe suspender, por el resto del ejercicio fiscal, los cobros coactivos a ciudadanos en mora, así como la generación de recargos y multas por no poder estar al corriente en sus obligaciones.

El diputado Bazán recordó que la actual administración estatal lleva cuatro años con presupuesto deficitario – este año por 5 mil millones de pesos, más 3 mil millones de un préstamo a corto plazo- lo que evidencia que no ha manejado de manera correcta y prudente su flujo financiero, situación que complica una reorientación de un presupuesto deficitario total de 8 mil millones de pesos.

A lo anterior se suma, lamentablemente, que el año pasado registró subejercicios por más de 390 millones de pesos por las dependencias estatales, recursos que deberán ser los primeros en redireccionarse al programa emergente de salud.

“La economía de México tiene un escenario más que preocupante en el corto plazo, incluso algunas calificadoras ya hablan de una contracción del 7 por ciento para este año, con recuperaciones muy modestas para el 2021, que implican que la recesión en México pudiera prolongarse hasta la primera mitad del año entrante”, apuntó Omar Bazán.

Debemos elaborar un concienzudo análisis entre las decisiones económicas mal aplicadas, el oportunismo administrativo para adecuar el presupuesto y la realidad del impacto inmediato y posterior de la pandemia, concluyó el legislador priista.