Personas con discapacidad, prioritarias en la estrategia de prevención por COVID 19: Omar Bazán

0
517

El diputado Omar Bazán dijo que el gobierno estatal debe poner especial cuidado en la atención a personas con discapacidad, como parte de la estrategia de prevención por el COVID 19.

Las secretarías de Salud y Desarrollo Social cuentan con protocolos de emergencia sanitaria en atención y cuidados, alimentación e información a este segmento de la sociedad, precisó.

El también dirigente estatal del PRI reiteró que las personas con discapacidad deberán tener, hoy más que nunca, acceso a servicios de salud y a la información de salud pública que necesiten.

En una iniciativa de exhorto presentada en el Congreso, el legislador priista calificó de prioritaria la permanencia de campañas de información a través de medios y formatos accesibles, como es el uso de la Lengua de Señas Mexicana por medio de un intérprete, textos en Sistema Braille, los subtítulos y la tecnología digital que puedan acceder al cualquier tipo de información las Personas con Discapacidad.

“La protección social de parte del Gobierno del Estado debe ser prioritaria en las políticas de desarrollo y más frente a la fase 2 de la pandemia del coronavirus COVID-19”, añadió.

Debe garantizarse también de manera eficiente y oportuna su acceso a programas alimentarios, específicamente a quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad.

Las personas con discapacidad pueden correr un riesgo mayor de contraer COVID-19 debido a factores como los siguientes:

– Obstáculos para emplear algunas medidas básicas de higiene, como el lavado de las manos (por ejemplo, si los lavabos o lavamanos son físicamente inaccesibles o una persona tiene dificultades físicas para frotarse bien las manos)

– Dificultades para mantener el distanciamiento social debido al apoyo adicional que necesitan o porque están institucionalizadas

– La necesidad de tocar cosas para obtener información del entorno o para apoyarse físicamente

– Obstáculos para acceder a la información de salud pública

Según los trastornos de salud subyacentes, las personas con discapacidad pueden correr un riesgo mayor de presentar casos más graves de COVID-19 si contraen la infección porque:

-COVID-19 exacerba los problemas de salud existentes, en particular los relacionados con la función respiratoria o la función del sistema inmunitario, o con cardiopatías o diabetes;

Por otra parte, las medidas que deben tomar los gobiernos son:

 – Asegurarse que la información de salud pública y la comunicación sean accesibles

 – Agregar subtítulos y, cuando sea posible, lengua de señas en todos los eventos y comunicaciones en vivo y grabados, como discursos nacionales, ruedas de prensa y redes sociales en vivo

– Materiales públicos a un formato que sea fácil de leer para personas con discapacidad intelectual o deficiencias cognoscitivas

-Productos de información escritos accesibles, con un formato apropiado (como Word), títulos estructurados, letra grande, versiones en braille y formatos aptos para sordos y ciegos

– Agregar leyendas a las imágenes utilizadas en documentos o en las redes sociales. Use imágenes que sean incluyentes y no estigmaticen la discapacidad.

– Trabajar con organizaciones dedicadas a la discapacidad, como entidades de promoción de la causa y prestadores de servicios, a fin de difundir información de salud pública.

La relatora especial de sobre los derechos de personas con discapacidad de la ONU, Catalina Devandas, considera que se ha hecho poco para proporcionar la orientación y los apoyos necesarios a las personas con discapacidad con el fin de protegerlas durante la actual pandemia del coronavirus COVID-19.

Devandas indicó que “este apoyo es básico para su supervivencia” por lo que pidió que los Estados tomen medidas adicionales de protección social “para garantizar la continuidad de los apoyos de una manera segura a lo largo de la crisis”.

La experta de la ONU recalcó que los ajustes razonables son esenciales para permitir a las personas con discapacidad reducir el contacto y el riesgo de contaminación.

Debe permitírseles trabajar desde el hogar o recibir licencias con goce de sueldo para garantizar la seguridad de sus ingresos.

Sus familiares y cuidadores también pueden necesitar estas medidas para poder brindarles el apoyo requerido durante la crisis.